Sonia y Juan Carlos ya preparan la apertura de su 4ª franquicia Interfilm

Entrevista a Sonia y Juan Carlos que ya preparan la apertura de su 4ª franquicia Interfilm en Gijón.

 

¿Cómo conocisteis a Interfilm?  

A través de familiares, amigos y visita a alguna franquicia que ya funcionaba.

 

En vuestro caso, la franquicia obedece a ¿inversión o auto-empleo? 

La primera franquicia que abrimos hace un año y medio obedecía a tener un empleo pero cuando ya abrimos la segunda hace un año, ya se planteó como inversión, por eso abrimos la tercera hace dos meses y tenemos previsto abrir otra en septiembre.

¿Qué experiencia teníais en el sector de la fotografía? 

Yo ninguna, (nos dice Sonia) ya que venía del sector de la administración de empresas, hostelería y trabajos muy variopintos. A nivel de usuario, nos dice Juan Carlos, aunque realmente en una franquicia Interfilm no precisa de un fotógrafo con firma ya que es un mercado (el de fotógrafo profesional) que discurre por otros derroteros y no hacen  la venta al por menor.

 

¿Cuáles son las mayores satisfacciones de una franquicia propia? 

Por una parte el ser independiente y trabajar para consolidar tu propio futuro profesional con expectativas de crecer como empresa, pero al mismo tiempo con la tranquilidad que te ofrece el tener “las espaldas cubiertas” en las múltiples facetas del negocio de las que se ocupa la central.

 

¿Es beneficioso formar parte de una cadena de franquicias? 

Sin duda alguna, en nuestro entorno conocemos a muchos autónomos y pequeños empresarios independientes que se sienten “desbordados” por numerosos incidentes y gestiones que tienen que realizar al margen de la propia actividad de su negocio por lo que el esfuerzo humano y económico que le dedican les resta mucha rentabilidad a sus negocios y tardan mucho más en consolidarlos.

 

Como son las tiendas y los centros Interfilm? 

Por lo general, al público les sorprende la distancia que hay entre una franquicia Interfilm y una tienda de fotografía tradicional, desde la decoración y colores hasta la cantidad de productos que giran alrededor de la fotografía y algo que se aprecia enormemente es la inmediatez en la entrega de los trabajos y servicios. Con esto conseguimos fidelizar al máximo a nuestros clientes y de paso rentabilizar nuestras tiendas en un menor espacio de tiempo.

 

Cualidades para un franquiciado? 

Ante todo tener seriedad, ambición y constancia pero sobre todo no pensar que una central franquiciadora nos lo van hacer todo. Cuando abrimos las dos primeras franquicias todo era bastante llevadero y nuestra preocupación era el día a día como en una tienda cualquiera pero cuando decidimos abrir la tercera, tuvimos que planificar y reforzar las acciones publicitarias que hacemos semanalmente tanto en las tiendas físicamente como en las redes sociales a las que les estamos sacando mucho partido, eso sí, a base de dedicación, trabajo y esfuerzo. Al igual que una mini empresa, planificamos nuestras acciones de las que previamente hemos coordinado las compras para tener un stock justo y correcto e intentar ajustar las ofertas en acorde al momento del año.

 

Mucha competencia en el sector? 

Mucha y ninguna, me explico (nos dice Sonia), hay muchos fotógrafos que hacen fotos de carnet, muchos negocios de enmarcación a medida, muchas tiendas de cartuchos compatibles y muchas tiendas de regalos pero no hay ninguna que lo ofrezca todo en un mismo sitio para no tener que andar de tienda en tienda, eso es Interfilm, intentamos ser un mini supermercado de la fotografía con todos los productos y servicios al momento. Y cerramos la entrevista viendo los planos de su próxima franquicia Interfilm que abrirán en la galería comercial de Alcampo en Gijón.