La fotografía de ayer y hoy

Fotografia en franquicia

De vez en cuando aún podemos observar alguna fotografía maltratada por el tiempo en el color y los arañazos en el papel pero con una gran carga emocional habida cuenta de que las ocasiones para hacer una foto eran muy escasas.

 

Eran cuatro fotos contadas las que una familia conservaba entre bodas, comuniones y reuniones, pero se guardaban como verdaderos tesoros y testigos de un pasado con pocas referencias y testimonios.

Hoy, son miles las fotografías que se hacen cada hora e individualmente podemos tener centenares en nuestros móviles (móviles que superan en calidad a las cámaras de hace pocos años) y para poder seguir haciendo más fotos, borramos, almacenamos y volvemos a empezar.

 

Pero entre siglo y siglo, el fotógrafo ha cambiado y las tiendas de fotografía también, si antes un fotógrafo debía saber y controlar una buena cantidad de productos químicos, hoy en día un fotógrafo se preocupa de tener actualizados los aparatos con los que trabaja y la mayoría de ellos están en el grupo de la informática.

 

En cuanto a las tiendas de fotografía de las que aún queda alguna con el famoso “rótulo amarillo Kodak” se ha pasado a verdaderos centros digitales en los que la fotografía es el eje principal sobre el que la oferta es muy amplia como por ejemplo los regalos personalizados con foto, la enmarcación a medida de cualquier fotografía sobre cualquier soporte, los cartuchos de tinta para imprimir nuestras fotografías en nuestras casas, los álbumes digitales indispensables para una buena y correcta conservación de nuestras fotografías.

 

Y por supuesto, todos los trabajos de estudio y reportajes de todo tipo en los que las bodas y comuniones se llevan la palma seguidos del modelaje con carácter profesional.

 

Esta nueva industria salida de la fotografía desde hace más de 30 años, es lo que ha dado lugar a unos negocios muy rentables, a la fotografía en franquicia y que en España está liderada por Interfilm.